Relatos de dos grandes damas británicas

Lilian Neuman analfabetismo, mujeres ingenuas y letales, psicologías Leave a Comment

Empecemos por el final: P. D. James, la creadora del inspector Adam Dagliesh, murió en 2014 a los noventa y cuatro años. Ruth Rendell -Ruth Barbara Grasemann-, la creadora del inspector Wexford, en 2015, a los ochenta y cinco. Fueron prolíficas, excelentes, sutiles y maliciosas. En ambas conviven otras personalidades narrativas, otros mundos fuera de las series de sus protagonistas. Rendell publicaba intrigas psicológicas bajo el nombre de Barbara Vine. Y también historias llevadas al cine y a la televisión, una de ellas la de la inolvidable criada analfabeta (La mujer de piedra); demoledora novela.

Ruth Rendell

La reputación literaria de estas señoras es indiscutible, aun cuando en el caso de Rendell le engañe al lector la apariencia de aquellas aparentes “novelitas” de color blanco en la colección de Plaza & Janés. Y sus capacidades fueron de largo alcance. La imaginación de Rendell era extraña, tantas veces en la misma línea de la americana Patricia Highsmith. El brío intelectual de la señora James también se refleja en un diario que decidió llevar durante un año –La hora de la verdad– y también en otra estimable obra sobre el género llamada Todo lo que sé sobre novela negra.

Estos dos libros –Una pizca de locura (Ruth Rendell) y No duermas más (P.D. James)- recogen los cuentos que fueron publicando desde sus inicios, y en ambos volúmenes hay historias buenas y geniales. Y mujeres temibles, tanto por su supuesta candidez, o ambigüedad, o por su capacidad para cazar fortunas. Una dependienta de perfumería llega muy lejos, una elegante señorita puede ser otra cosa. Abundan mujeres y algunas -en ambos volúmenes- dejan largo rato pensando, como aquella niña que adoraba los cementerios, o la insegura Polly, preocupada por no defraudar a un prometido que, por otra parte, aunque Rendell lo sugiera con gran sutileza, es un tremendo imbécil.

Si bien algunos relatos son de los años setenta, u ochenta, las reglas del juego no han cambiado tanto. Todavía se espera ser pedida en matrinonio, se buscan buenos partidos y se miente como bellacos. Estas damas son británicas, y desde Shakespheare supieron que las pulsiones humanas no son tantas. Celos, poder, codicia. El amor, según James, es el gran motor de tantas historias criminales. Aquella pareja de hermanos que van a ver al anciano padre es universal, y el padre mismo (un cínico glorioso), da una tremenda vuelta al relato de P. D James (“El cumpleaños del señor Millcroft”). Y el esposo harto de su tiránica mujer -escritora de éxito, millonaria-, pero encantado con la gran vida que puede darse a costa de ella, una excelente ironía por parte de Ruth Rendell.

Grandes damas las dos, astutas, aparentemente distantes. Es una gran idea por parte de las dos editoriales – Menoscuarto y Siruela- regalarnos estos ejercicios de letal inteligencia en dosis adecuadas.

Una pizca de locura

Ruth Rendell

Introducción de Sophie Hannah

Traducción de Susana Carral

Menoscuarto

257 páginas

18,95 Euros 

No duermas más

P.D. James

Siruela

Traducción de Raquel García Rojas

216 páginas

17,95 € Ebook 9,99 €

Comparte esta entrada

Volver

Deja una respuesta